Más linda después del parto

La mayoría de las mamás ansían recuperar su cuerpo de manera inmediata después de dar a luz. Si bien lleva un tiempo llegar al peso deseado, con paciencia y sin exigencias se puede lograr el objetivo. Te brindamos una serie de consejos para volver a sentirte mujer, además de mamá.

Tener un hijo te cambia la vida. En el sentido más profundo: nace el rol de mamá y la responsabilidad de cuidar un nuevo ser. Pero también se producen transformaciones en el cuerpo que te devuelve el espejo: con tu bebé en brazos seguramente te sentirás plena pero con unos kilitos de más, con flacidez y a veces con poco ánimo, debido a las molestias típicas del puerperio e incluso a la tristeza que experimentan algunas mamás en esta etapa.

Es decir, tendrás que adaptarte a los cambios físicos y anímicos y acomodarte a las rutinas de tu bebé.

¡Pero no te preocupes! Ésto le pasa a la mayoría de las mujeres y te vendrá muy bien hacer actividad física – incluso llevando a tu bebé con vos- , y permitirte de a poquito recuperar tus espacios.

Ponerse en movimiento

Luego de dar a luz, tu médico obstetra será quien te indicará el momento oportuno para recomenzar la actividad física, dependiendo de si tuviste un parto por vía baja o por cesárea.

Tené en cuenta que el abdomen se va deshinchando lentamente durante el primer mes; el útero vuelve a su lugar en los tres primeros meses y las caderas tardan entre 8 y 9 meses en reacomodarse.

– Lo ideal es comenzar con caminatas diarias en forma gradual, sin sobreexigencias, acompañando el paseo con la respiración.

– También con la aprobación del pediatra, seguramente a partir de los 15 días podrás hacer caminatas con tu bebé en su carrito. Caminar tres veces por semana media hora por un lugar abierto, le hará muy bien a ambos. Los dos disfrutarán de la energía vital de estar en contacto con la naturaleza y vos podrás movilizar mayor cantidad de masa muscular, bajarás más rápido de peso y estarás de mejor humor.

– Al cabo de un mes o cuarenta días seguramente podrás comenzar con clases de gimnasia y de natación en centros especializados.

Tips que ayudan

Además de la actividad física, tené en cuenta estos consejos para verte más atractiva y de buen ánimo.

– Comé cinco veces al día. Es importante seguir una alimentación equilibrada para estar sana, alegre y activa. El menú diario debe incluir: un desayuno abundante (cereales, lácteos y proteínas), una comida compuesta por primer plato de verdura, pasta, legumbres o arroz y un segundo plato de carne o pescado; y una cena ligera sólo de hidratos de carbono (frutas, verduras y hortalizas) sin olvidar tomar una fruta a media mañana y un yogur en la merienda. Hay que olvidarse de las grasas saturadas por un tiempo.

– Para evitar la sequedad de la piel procurá ponerte una crema rica en Vitamina A en todo el cuerpo, sobre todo en la parte de la panza.

– Organizá la casa de manera tal que vos tengas que ocuparte sólo de la atención del bebé. Una abuela u otra persona de confianza puede prestar una gran ayuda ocupándose de las cosas de la casa, sobre todo los primeros días.

– Hacer participar al papá de los cuidados del bebé desde el primer día. Así te sentirás acompañada, él se irá acostumbrando a manejar al bebé y podrás delegar responsabilidades cuando estés muy cansada.

– Durante el puerperio podés notar una caída importante de tu cabello. No te preocupes ya que es transitoria y es provocada por el descenso brusco de las hormonas después del parto. El cabello se recupera enseguida sin ningún tratamiento específico. Podés hacerte baños de crema pero deberás evitar las tinturas, ya que deterioran el pelo aún más.

– Los tratamientos de gabinete en centros especializados pueden ser una buena opción si tenés zonas rebeldes. En los centros de belleza se ofrecen muchos planes de estética para mamás recientes.
Textos: Gabriela Arias
Asesoramiento: Lic Mariela Villar. Directora de Embarazo Activo, www.eactivo.com.ar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*